jueves, 30 de octubre de 2008

Sentido del humor

Entré en el que reconozco como "mi" colegio, ese colegio que marcó en cierta forma mi vida y mi educación, a la edad de 8 años.
Hasta aquel momento, había asistido con mis hermanos al colegio al que había acudido mi madre, con el que ella mantenía una relación especial, y que se encontraba en un barrio de mucho dinero de Madrid, alejado de mi hogar, por lo que mis compañeros eran todos niños bien con casas estratosféricas.
Pero me llevo muchos años con mis hermanos, y aprovechando que todos cambiaban más o menos de ciclo y ya no iban a estar en ese colegio conmigo, me cambiaron a uno mucho más cercano de casa, también algo pijillo, pero nada en comparación.

Mi colegio es pequeño, aunque bien aprovechado. Y no sé como estarán ahora las cosas, pero era un extraño colegio de ideas izquierdosas metido con calzador en un barrio de clase media alta madrileño. Un local alquilado a una parroquia aunque dirigido lo más laicamente posible, con profesores que tenían ideas y educaban a su manera, buscando incentivos atractivos para los alumnos. Y con muchísima educación en valores, trabajando intensamente el respeto a los demás tanto como a uno mismo.

En ese ambiente conocí a los que aun hoy en día son el núcleo fuerte de mi grupo de amigos. Un conjunto de personas con los que llevo vividas mas de 2/3 partes de mi vida y con los que mantengo una relación casi familiar. Y un núcleo en el que se ha forjado nuestro sentido del humor, convirtiéndolo en una característica propia de cada uno de nosotros, hasta tal punto que lo reconocemos indudablemente y lo hemos bautizado, dándole el nombre de nuestro antiguo colegio.

Nuestro sentido del humor es característico hasta el punto de haber resultado incomprendidos en muchas ocasiones. Para gente con más picardía resulta en exceso naif, y para muchos es a veces demasiado absurdo y sin sentido como para tener gracia. De hecho, antaño, cuando nuestro grupo de amigos se juntaba con otros grupos, con eso de los apoyos gregarios y el no comprendernos de primeras, a veces resultábamos de difícil integración. Pero a la hora de tratar con individuos separados la verdad es que, poco a poco, hemos ido convirtiendo a la gente que se nos ha ido acercando, hasta el punto de que es difícil permanecer con nosotros durante unos días sin acabar entrando en el juego de nuestras gracias. Y como una de sus principales características es no resultar en absoluto ofensivo, a nadie le duele incorporarlo como propio.

Básicamente nuestro humor se basa en lo que se basa casi todo el humor, contextualizar y descontextualizar. Pero lo hemos llevado al extremo, y siempre manteniendo un alto grado de respeto por la gente que nos rodeaba, por lo que también suele resultar más surreal y absurdo que malicioso.
En sus inicios, cuando eramos unos casi preadolescentes, todo se basaba en juegos de palabras, que se convertían en otras para establecer chascarrillos. Pero eso llevó muy pronto a juegos más complicados en los que constantemente, entremezcladas en conversaciones absolutamente serias, se ofrecen combinaciones de palabras con varios posibles significados para que el interlocutor responda con su propio ingenio. Podemos sacar punta a las frases más ingenuas para darles totalmente la vuelta. Y lo cierto es que hemos desarrollado el arte hasta el punto de poder sacar de quicio las palabras de los demás y retorcerlas construyendo verdaderas historietas surrealistas que muchas veces no contienen más gracia que la que a nosotros nos ha producido crearlas.
Aunque claro, dentro de la endogamia que auna nuestro grupo, a todos nos parece gracioso...

Evidentemente, en el grupo hay individuos más ingeniosos y menos ingeniosos. El más ingenioso se dedica a ser humorista (lo cual en cierta forma es una especie de éxito colectivo) y en el otro extremo yo, por ejemplo, me desquito escribiendo mi blog. Pero quien más y quien menos tiene sus momentos de gloria, y todos sabemos entendernos cuando alguno hace algún juego de palabras o un doble sentido, por retorcido que resulte. Y es habitual que, al emplear uno especialmente revirado, haya personas de las que nos han disfrutado menos que no se enteren y necesiten que se les explique.

Por poner un ejemplo para que entendáis a que me refiero y os hagáis una idea más clara, os contaré una anécdota que vivimos en mi pasado viaje a Dublín de septiembre (y contaré algo que dije yo, para no poner en ridículo a nadie más). Estando de excursión, montados los siete viajeros en un coche, se me ocurrió decir que aquel pueblo al que íbamos lo habían llamado así cuando le preguntaron a su único habitante como se encontraba, y éste había respondido: "Débil, bajo...". Todos los que estaban allí entendieron el juego de palabras con solo decir aquello, excepto la novia de un amigo mío, que solo nos conoce desde hace un año y medio y, pese a ser una tía inteligente, aun le cuesta coger tonterías tan estúpidas. Y como la broma era mala se recogió con cierto silencio de indiferencia y asunción de la tontería, excepto ella, que le preguntó a su novio a cuento de qué había venido aquello.
El nombre del pueblo era "Wicklow". "Weak" + "low", débil y bajo, "Wicklow".
Una idiotez, por supuesto, pero una idiotez para cuya comprensión has de descomponer el nombre en inglés, transcribirlo fonéticamente, traducirlo al español y aplicarlo a lo contado.

Lo normal es que nadie se tome tantas molestias por una idiotez, pero lo cierto es que en mi grupo de amigos nuestros cerebros ya funcionan así, ese tipo de cosas nos salen solas. Y lo habitual es que si esa idiotez es buena produzca un montón de contestaciones idiotas que sean aun más retorcidas y acaben creando una realidad propia en la que un conjunto de leprechauns rosas se contoneen en un río bailando el "Macarena". Evidentemente mi idiotez no era tan buena...

Después de todo esto que os he contado hoy es más que probable que alguno empiece a creer que mi grupo de amigos y yo salimos de un colegio de estos de educación especial, y que de ahí ese tipo de humor con su nombre honorífico. Y no negaré que es un sentido del humor no solo diferente sino incluso distintivo.
Pero he de confesar que es algo de lo que sobre todo me siento orgulloso. No solo porque es un rasgo fundamental de un grupo de personas de las que me honra ser parte, sino porque además nos ha obligado a ejercer una flexibilidad a la hora de conversar entre nosotros que nos ha hecho bastante ágiles de mente. Y porque es el tipo de cosas que me hace desear estar con mis amigos cuando tengo ocasión.
Y a riesgo de ser demasiado endogámico e ignorar que todo grupo tiene sus claves y sus ritos que les convierte en algo especial, me quedo con mi sentido del humor y toda mi estupidez, si es con ellos con quienes los voy a disfrutar, y con el sentimiento de que, de verdad, es algo especial.

Hoy va por mis amigos, por los más viejos pero también por los más nuevos (como los recién casados de mi último viaje), incluso por los recién llegados (como el pequeño Marcos, que nació ayer). Nos vemos...

14 comentarios:

el más moreno del dibujo dijo...

qué bonita entrada, snif, snif,... qué bien lo pasábamos en el colegio, jugando al fútbol y llevándonos a hombros unos a otros,... y qué cabrones el perro y el canario, que no han vuelto a dirigirnos la palabra desde que se hicieron famosos,...

un abrazo!

William Yeats hispalense en sus tiempos de Erasmus por Chamartín dijo...

Sentido del Humor...
...Sentido de la Vida?

Know what I mean, know what I mean, nudge, nudge, say no more, say no more, say no more!!!

And now for something completely different...

...Como buen cinéfilo te propongo jugar a las películas:

Se abre el telón,
y se ve a un powerpoint y a un excel llamando a un telefonillo.

Cómo se llama la película?



(atención, pronúnciese con acento andalúz)



Está er Word?



(Star-Wars...)

Yo tb estuve en ese cole dijo...

Jo oligo, tío!!! Q bonito!! Vellos cual escarpias y lágrimas al borde del globo ocular... Yo también te quiero!! Brindemos por continuar asi cara al futuro, pese a quien le pese! Un abrazo fuerte!

Jordim dijo...

¿El colegio? buf... era aterrador :)

Un saludo.

Anónimo dijo...

Diria q estas una generacion por delante mia, xo en mi grupo de amisgo es igual!
Viva el humor de los comentarios absurdos!
Olen

oligoqueto dijo...

Moreno, puestos a elegir, me pdio Charlie Brown...

Señor Yeats, ha empleado el chiste más repetido del fin de semana pasado. Y parafraseado a los mejores humoristas de la historia (Monty Python). Pero no dejan de gustarme por ser conocidos.

El que también estuvo, estuviste menos, pero te hiciste notar. El abrazo fuerte me recuerda a los Teletubbies, me apunto.

Jordim, pues mi colegio representa mucho de lo que soy, así que para mi es un buen recuerdo. Lamento que no te sentara bien... pero igual es parte de lo que te ayuda a escribir...

Olendariwin, vecino, que vivan, y cuantos más absurdos mejor.

Saludos a todos.

Jovekovic dijo...

Siento la tentaciñon de dejar un comentario absurdo, pero prefiero decirte que es uno de los mejores elogios a la amistad que he leído, y te agradezco que lo compartas aquí.
Saludos muy cordiales desde Varsovia ( al final no he podido reprimirme del todo)

oligoqueto dijo...

Bueno Jove, no es tan absurdo... sobre todo sabiendo que te gusta Polònia...
Saludos.

Jovekovic dijo...

Jajajajaja!!!

Mita dijo...

Oligo, gracias por felicitarme hoy!
Me gustó mucho el texto, y además el hispalense de "estáerword?" es estupendo jajaj.
Saludos a mi Hispalis

Ayshane dijo...

jajajajajajaajaja pues es verdad... que recuerdos tenemos todos de esos tiempos desde luego...

besitos grandotes....

Cyllan dijo...

Pero como te enrollas coleguilla juas. Que buen rollo parece que tenéis, la amistad es un tesoro difícil de conservar pero que vale la pena el esfuerzo.
Oyeee, ese dibujo de Peanuts me suenaaaa :P
Saludos a la panda ;)

oligoqueto dijo...

Mita: No hay de qué. El chiste a mi me encanta, pero mi experiencia me dice que no todos los oidos lo llevan bien.

Ayshane: Yo llevo tantos años con mi mismo grupo de amigos, todos salidos del mismo colegio, que no son recuerdos, es el día a día.

Y sí, Cyllan, lo vi en tu blog y me acordé de él para este post.
Aunque ya lo conocía. Lo usé como carátula de un disco que recopilé hace unos años.

Saludos a todos.

tito luigi dijo...

"naif"?, "contextualizar y descontextualizar"?,"leprechauns"?....Eres todo un "filosofos"...
Como asimilado y miembro de pleno derecho de tan "surrealista" y caluroso grupo, por méritos, antiguedad y sobre todo por sentimiento (aunque no haya ido a tal centro educativo) se me saltan las lágrimmas ante tal exaltación de la amistad...de nuevo un aplauso, esta vez para oligoqueto, clap,clap, clap...