jueves, 4 de septiembre de 2008

Skinheads...

El otro día, al comenzar mis vacaciones, decidí cortarme el pelo. No como esas mujeres que lo hacen cuando necesitan un cambio de aires, sino más bien como esos hombres que lo hacen cuando necesitan no parecer un gato cambiando de pelo. Casi por esa voluntad inocente y fútil de retardar lo que la naturaleza nos guarda para los años por venir: la alopecia.

No es que sea un caso de perdida de cabello prematura, y tampoco es que me suceda a un gran ritmo. Aun tengo una cabellera suficiente y bien distribuida, digna de cualquier piel roja. Pero es bastante evidente que "está pasando", y mis entradas no han dejado de crecer en los últimos años, intentando alcanzar su sueño de ser unas salidas, o simplemente unirse como si estuvieran enamoradas y predestinadas a estar juntas. Y, coqueto como soy, no puedo evitar lamentarme por ello. Sin muchos llantos y sin grandes traumas, solo como el que sabe que se hace mayor y no puede evitarlo por mucho que le joda...

Pues el caso es que di con mis huesos en la peluquería y no se me ocurrió otra cosa que pedir un rapado al dos. Que para el que no lo sepa es que te lo corten a una longitud de pelo de 2 milímetros. Y el cabrón del peluquero lo hizo, así, como el soldado que cumple su deber sin plantearse si es correcto o no. Y al terminar me preguntó si estaba bien, a lo que no pude evitar contestar "Y si digo que no, que, ¿que haces?"...

Y así estoy ahora, pelón, rapadito.
En mi vida he llevado el pelo de diferentes formas. Cuando era un niño, casi siempre lo llevaba con raya a un lado, como me peinaba mi madre. Aunque un tiempo me dio por llevarlo echado hacia atrás, como un yuppie, y debía parecer un idiota.
Luego, ya adolescente, me dejé el pelo algo más largo. En la universidad hubo incluso alguna época en la que tuve una media melena que apenas rozaba los hombros, y conservo un pasaporte del año en que me fui de interrail en el que parezco un gitanillo asilvestrado y, personalmente, me encuentro muy guapo.
Pero después lo he llevado casi siempre corto sin raya ni flequillos, sin rapados salvajes. Cortadito a tijera, limpio... En ningún caso tan corto como lo tengo ahora.

Os diré la verdad. Mi problema no está en el pelo en si, ni en quedarme calvo. La calvicie es elegante, y bien llevada no me importa nada. No, el problema está en mi cabeza.
Algún amigo me dice que tengo una cabeza bien formada, y que me quedaría bien raparme al cero.
Pero yo sé que no es verdad.
Mi cabeza es como la de Andre Agassi (por ahí os dejo una foto). Es decir, como aplanado por su centro y abombada por delante y por detrás, poco esférica (como la mayoría de los cráneos que vi en las clases de antropología, por otro lado). Y es un tipo de cabeza que no me va. Algún día redactaré un post sobre frenología, que tiene mucha chicha, y podremos entrar en detalles, pero simplemente es que no me gusta...

Lo de mi cráneo ya lo sabía antes de cortarme el pelo, y en principio lo tenía asumido.
Pero ha pasado algo después de hacerlo que no me esperaba y que es lo que ha desencadenado este post.
Básicamente lo que pasa es que cortarme el pelo ha cambiado totalmente la forma de mi cabeza. Si antes parecía ser de una determinada manera, ahora es absolutamente distinta.
Y siendo que nosotros nos reconocemos principalmente por nuestra faz, resulta que ahora tengo una crisis de identidad que ni Woody Allen en sus mejores películas. Joder, que ese tipo que me mira en el espejo me da miedo, coño...


Lo bueno de esto es que me sirve para hacerme una idea clara de lo que vendrá en el futuro, y que creo que cuando sea inevitable estaré mejor preparado. También que al haberme rapado antes de volver al trabajo habrá gente de mi entorno que no va a llegar a verlo. Y eso salva un poco mi percepción en lo social.
Pero lo malo es que ahora me toca esperar a que el pelo crezca para volver a reconocerme en el espejo. Y que es ese tipo de descubrimientos de uno mismo que te dicen cosas que no deseabas conocer. Habrá que aprender a vivir con ello...

Así que ya sabéis. Si alguno esta pensando raparse mucho, que se haga antes con uno de esos software capaces de modificar tu aspecto mostrándote una idea del antes y el después, porque lo que descubráis puede resultar terrible. Ni todo el mundo es Yul Brynner ni es bueno brillar por según que cosas: por ausencia de pelo, en este mi caso, ha sido un pequeño error...

13 comentarios:

Bea M dijo...

jaja bueno siempre te quedaran las gorras, gorros, sombreros...mas de una vez me a pasado, auqnue yo lo tengo mas facil, un par de orquillas y listo xD, un beso y buenas vacaciones!!

Ayshane dijo...

Bueno que le vamos a hacer ¿no? yo he cambiado mucho de look y te digo que me da igual lo que piense la gente... y si yo me miro al espejo y tampoco me gusta pues ná.... a esperar a que crezca....

besitos guapo!!!

oligoqueto dijo...

Bea: Mas de una vez te ha pasado? Raparte al dos? Y lo arreglas con horquillas?... Uhm, no se, hay algo que no cuadra ;-P

Ayshane: Nada, si ya digo que lo llevo sin traumas. Pero sí que fue un poco curioso mirarme al espejo y ver que la forma de mi cabeza había cambiado de golpe... Lo saco de quicio porque es mi vena payasa, que no se va de vacaciones.

Saludos.

Alice_Gould dijo...

pues si que tienes mucho de oligocoqueto!!!!
(que momentazo fue ese, y cuantos años)

La calvicie hay que saber llevarla....referentes hay muchos y de todo tipo, por no dejarlo solo en los de tus imagenes yo digo mis favoritos: John McClane mas que Bruce Willis, Zidane, Homer, El del Gordo de navidad, y como no Guille M.


No tengas mucho trauma y disfruta de las vacaciones

oligoqueto dijo...

Que no, que de verdad que no es para tanto, y que además en un par de semanas habrá vuelto a crecer...
Me lo digo a mí más que al resto...

Lo de oligocoqueto... confieso que nunca me gustó demasiado, pero aun sigo siéndolo para alguna cantante japonesa de la que prefiero no hablar ;-P. Pero no fue hace tanto, ¿no?... Ves, ahora me vas a hacer sentir viejo...

Saludos.

franastor dijo...

hoy fui por la oficina para realizar la visita de rigor....
asi que nos vamos a perder tu larga cabellera?

oligoqueto dijo...

Vaya, si lo llego a saber me paso por allí...
Digamos que no me vais a ver el pelo en una temporada.

Espero que estés bien.

Saludos.

Vegetable Man dijo...

ya te volvera a crecer

Luna Carmesi dijo...

"Y si digo que no, que, ¿que haces?"...


jajajaja!!
Eso estaria bien!!

Jovekovic dijo...

Afortunado tú, qué puedes elegir entre pelo y nopelo. No te quejes, anda!
Por cierto, felices vacaciones.

Bea M dijo...

no, al dos no¬¬ , pero si la e cagado mucho, con lo caprichosa que yo soy...xD si yo te contara..

oligoqueto dijo...

Luna: Si es que hay preguntas que más vale no hacer...

Jovekovic: Si, tienes razón. Pero no puedo elegir a que velocidad me crece, como si fuera una de esas muñecas a las que el pelo les crecía tirando de él. Ya está más aparente, pero an me quedan un par de semanas para que la cabeza retome su fisonomía habitual...

Bea: La verdad es que las chicas cambiais de look más que nosotros, sí. Y es fácil que el resultado no guste...
Me gusta lo que has hecho con tu imagen de perfil de usuario...

Saludos.

Jovekovic dijo...

Seguro que en el momento de leer mi comentario ya estarás tan capilar como de costumbre. Acabo de pasar unos días en Tarragona y he tenido unos vecinos de apartamentos fascinados por ABBA. Por lo tanto debo decirte que, al menos en Bélgica, creo que eran belgas, tienes correligionarios abbistas.