jueves, 11 de septiembre de 2008

Dublín

Este alargado fin de semana pasado he estado ausente del mundo web, de viaje, conociendo Dublín y sus alrededores con un grupo de amigos.

Ha sido un viaje muy entretenido, muy activo, de esos paseados a alto ritmo para no dejar de ver nada. Aunque en esta ocasión no hemos pasado por museos o iglesias, que siempre te llevan unas horas de actividad de las cuales no disponíamos.

Como ya hice con mi viaje a Berlín del año pasado, no voy a redactar un post exhaustivo interpretando la experiencia. Prefiero dejarlo en el aire con una pequeña enumeración de unos pocos de los lugares visitados y unas cuantas fotos. Pero si os interesa cualquier cosa en particular, preguntadla en un comentario y os cuento. Igualmente, si os interesa alguna foto de las que expongo, decídmelo (son murales creados para el blog y colgados en Picassa, pero las imágenes las tengo cada una por separado y si queréis algo más concreto de algún sitio de Dublín o de los alrededores comentados en el post, igual también tengo algo). Si queréis verlas ampliadas, pulsad sobre ellas, que os llevará al álbum, y allí se pueden ver mejor.

Así, de Dublín recuerdo sobre todo el barrio de Temple Bar, monumento a los pubs donde los haya, el castillo, las catedrales de Christ Church y de St. Patrick, la pequeña pero interesante iglesia de St. Audeon, el parque de Merrion. El Trinity College, la aguja de O'Connell, la factoría de Guinness en St. James Street, con su espectacular mirador, descubrir donde habitó Oscar Wilde, el Rio Liffey y sus puentes, la curiosa oficina de turismo... Me gustaron sus calles peatonales en la zona de Temple, la zona de tiendas de Grafton Street y el centro comercial de St. Stephen y su precioso parque homónimo al lado. Y sobre todo, me gustó la gente. No especialmente por las mujeres irlandesas (posiblemente las mujeres más guapas que vi en el viaje fueron españolas, Dublín estaba invadido de españoles estos días), pero en general todos los dublineses exhibían un buen rollo que mejoraba la experiencia de la ciudad.



De fuera de Dublín, visitamos Malahide con su precioso castillo y su idílico entorno, el precioso pueblo de Howth con su puerto y sus vistas y, en otra excursión, el parque natural de Wicklow Mountains, con su pueblo monástico de Glendalough y sus tumbas, sus lagos y su valle glacial, los alrededores superpijos de Powerscourt (aunque llegamos tarde para entrar a sus jardines) y toda una ruta rural que nos llevó sin querer hasta el cementerio alemán de Enniskerry y acabó desembocando en el pueblo playero de Bray.




Además merece la pena destacar que vivimos en Dublín el día del partido final de la liga irlandesa de Hurling, un precioso deporte que auna la fuerza y diversión de los deportes de equipo y pelota con la precisión y técnica de los de raqueta. Al parecer Waterford y Kilkenny (hijos de puta, mataron a Kenny) dispensaron un partido memorable con una abultada victoria del último, y fue un verdadero día de fiesta para toda la ciudad. Era increíble ver a todos los aficionados con la camiseta de su equipo, mezclados sin problemas en trenes, autobuses y tranvías, los coches con sus banderitas saliendo de las ventanillas y la pasión de la celebración posteriormente en el Temple Bar (el original, el que da nombre al barrio). Una gran experiencia, ¿algún interesado en componer el primer equipo español de Hurling?...

5 comentarios:

Luna Carmesi dijo...

Yo tengo un primo que como hobbie toca el Bonhram (tambor celta) y va a unas islas en Irlanda y comenta lo mismo. Irlanda se plaga de españoles... Y las mas guapas las españolas!!!!
:-D
Plagado de españolitos excepto donde va... Que solo viven unos 500 irlandeses!
:-S

Jovekovic dijo...

Irlanda es un país muy bello, no me atrevo a decir que de los más bellos del mundo porque he viajado poco, pero yo lo votaría como tal asumiendo la posibilidad de error.

oligoqueto dijo...

Luna: Sin duda, las españolas. Ahora eso sí, había tanto español en Dublín que cuando nos víamos (o más bien nos oiamos) nos separabamos...

Jovekovic: A mi me pareció precioso, aunque seguro que después de un tiempo allí me hubiese aburrido de tanto verde (y eso que no siempre lo reconozco). El más bello del mundo... no sé si hay algo parecido...

Cyllan dijo...

Irlanda, que chulo Oligoqueto. Me gustan tus fotos mucho eh? He visto los murales más grandes pero no parece suficiente. Esas fotos, y más que tendrás, se merecen un album en cualquier sitio de colgar fotos. Esa panorámica central es genial.

oligoqueto dijo...

Mil gracias Cyllan. Como digo últimamebte, el mérito es de la cámara, yo solo escojo vistas. Y escoger buenas vistas es mitad suerte y mitad localización...
Si cuelgo más en Picassa te aviso.