jueves, 27 de noviembre de 2008

¿No me quieres, nena?

Me gustan muchas canciones, muchas. Casi todas por su melodía, muchas por su letra y bastantes por la combinación de las dos cosas.
Una de esas canciones que combina ambos aspectos es "Dont you want me?", de The Human League, el típico hitazo ochentero que te cagas, que hoy en día, con el revival que vivimos, podría volver a estar en lo más alto y que, por su historia, nunca llegó a pasar de moda.
Como encontrar su letra original es relativamente sencillo, os voy a poner aquí mi propia traducción, para que juzguéis hasta que punto es o no una canción eterna:

(En algo que creo que es azul marino, lo que canta él, en lo que me parece rojo, lo que canta ella)

"Trabajabas como camarera en un bar de copas
Cuando te encontré.

Te recogí, te hice reaccionar y cambié por completo,

te convertí en alguien absolutamente nuevo.

Ahora después de cinco años tienes el mundo a tus pies,

el éxito ha sido fácil para ti.

Pero no olvides que fui yo quien te puso donde estás.

Y que también puedo puedo devolverte al suelo.


¿No... no me quieres?

Sabes que no te creo cuando oigo que no volverás a verme.

¿No... no me quieres?

Sabes que no te creo cuando dices que no me necesitas.
Es demasiado tarde para descubrir
que crees que has cambiado de idea.
Más vale que vuelvas a cambiarla o ambos lo lamentaremos.

¿No me quieres, nena?

¡¡¡No me quieres... ooohhhh!!!

¿No me quieres, nena?

¡¡¡No me quieres... ooohhhh!!!


Trabajaba como camarera en un bar de copas,

hasta ahí es cierto.

Pero incluso entonces sabía que encontraría un sitio mucho mejor,

tanto contigo como sin ti.

Los cinco años que hemos pasado han sido muy buenos tiempos,

aun te quiero...

Pero ahora creo que es el momento de de vivir mi propia vida.
Creo que es lo que debo hacer.

¿No... no me quieres?

Sabes que no te creo cuando oigo que no volverás a verme.

¿No... no me quieres?

Sabes que no te creo cuando dices que no me necesitas.

Es demasiado tarde para descubrir

que crees que has cambiado de idea.

Más vale que vuelvas a cambiarla o ambos lo lamentaremos.


¿No me quieres, nena?

¡¡¡No me quieres... ooohhhh!!!

¿No me quieres, nena?

¡¡¡No me quieres... ooohhhh!!!
"



Yo no puedo evitar imaginarme al típico productor musical, que encuentra a una chica en cualquier sitio y la convierte en su novia y en un bombazo. Y a ella unos años después, dejándole atrás al dejar atrás su vida. O a un actor de esos que encumbran a alguna actriz novel al liarse con ella y luego reciben una sonora calabaza cuando ella llega a cierto status.
Y sí, confieso que también me evoca a Camilo José Cela y Marina Castaño, en una discusión conyugal, y ella muy digna creyéndose algo. Una evocación que más me vale hacérme mirar, pues no sé porque me viene esa imagen al escuchar esta canción, seis años después de la muerte del premio Nobel, y sin que hoy por hoy se sepa nada de ella.

En cualquier caso, esta canción es perfecta para el grupo que la cantaba. Porque por encima de cualquier cosa, es una canción humana: contiene amor y odio, pasión y despecho, inteligencia, estupidez, frustración...
Es una historia tan posible y tan real que llega fácil. Y se acompaña de tan buena música que es especialmente pegadiza.
Os dejo el vídeo, para románticos melancólicos amantes e los ochenta (sic):



Disfrutadlo.

1 comentario:

franastor dijo...

Te estoy imaginando cantando la canción y no puedo parar de reírme xDDDD