lunes, 19 de enero de 2009

Resistencia

"Resistencia" es la última película de Edward Zwick, y narra la vida de un grupo de partisanos judíos que sobrevivieron a los nazis en los bosques de Bielorrusia. Una película entretenida, con varios defectos, que mantiene el interés aunque hoy en día, con la guerra israelita-palestina, sea fácil tener prejuicios hacia el pueblo judío.

La película está bien interpretada, con Daniel Craig, Jamie Bell (aka Billy Elliot) y Lieb Schreiber como principales protagonistas. Queda muy bien ambientada en el interior profundo de un bosque, con una fotografía muy fría, típica de este tipo de películas, que realmente ayuda mucho a meterse en lo terrible de la historia. Y no tiene nada especialmente bueno ni malo en su dirección, esta bien sin estridencias.
Pero falla más en cuanto al desarrollo de la historia y las licencias de los guionistas para conjuntarlo todo y darle una forma más narrativa. Así, se centra mucho en la figura de Tuvia (Daniel Craig), dándole un protagonismo y unas características demasiado heroicas, muy cinematográficas, pero poco realistas. También, quizás en busca de una justicia divina, carga en demasía contra los partisanos soviéticos, obviando el hecho de que los Bielsky eran muy cercanos a ellos (de hecho Asael, el personaje interpretado por Jamie Bell y que, en cierta forma, representa el honor en toda la película, acabó integrando el ejercito rojo por propia voluntad). Y, curiosamente en una película de este estilo, muestra a unos nazis bastante estúpidos y con muy poca habilidad para atacar y defenderse, menos crueles de lo que se podría esperar.


El verdadero interés de la película está en el hecho de plantearnos una resistencia activa desde un "comando" judío, algo habitualmente poco visto, ya que siempre se ha preferido mostrar al judío como una víctima contemplativa de la masacre nazi. En ese aspecto, la película podría resultar novedosa y muy interesante, pues obliga a los protagonistas a luchar contra ellos mismos para poder luchar contra la crueldad de sus enemigos, asimilando con ello parte de la maldad del otro.
Pero la idea no termina de fraguar en toda la película, y la historia decide darle a los Bielsky una imagen demasiado depurada, demasiado buena y bonita que, siendo perfecta para completar un guión épico, resulta muy poco creíble en una historia basada en hechos reales.

Como último comentario, aunque posiblemente sea lo más importante, hay que decir que a la película se le da un aire profundamente prosemita, no ya al tratarse de una historia de partisanos judíos, sino al convertir todas y cada una de sus peripecias en parábolas sobre las claves históricas del pueblo judío.
Así, hay muchas huidas e incluso un éxodo masivo. También hay lucha entre hermanos, con una separación manifiesta entre el que busca un bien más cercano a su dios, manteniendo unido al pueblo, y el que se deja llevar por una pasión más terrenal y violenta. Hay una clara lucha de David contra Goliath, que se resuelve a favor del primero en una escena final bastante increíble. Y, sobre todo, hay mucha persecución y finalmente, victimismo, con un pueblo judío odiado por todos, que no encuentra justicia ni siquiera dentro del ejercito rojo para el que lucha.


Y ahora perdonad que me salga del tiesto y de lo que es una crítica más cinematográfica, y voy a dar una visión más personal.
He de confesar que, tras los ataques de Gaza de las últimas semanas, lo que menos me apetecía era recibir una muestra como ésta de empatía hacia el mundo hebreo. Honestamente, no creo que lo merezcan.
Pero lo cierto es que hay mucho Hollywood muy inclinado hacia Israel, y este tipo de películas se emplean como verdaderas armas de "concienciación" que apoyan su causa.
Así que si te pasa como a mí, igual prefieres no verla para no salir del cine pensando que quieren comerte el coco.
Porque mi conclusión sobre este tipo de películas, y en general sobre la comunicación de ideas del mundo hebreo, es que se emplea un victimismo excesivo para que todos nos sintamos culpables por los horrores que han vivido históricamente los judíos (horrores injustificables e inhumanos, todo sea dicho). Y se hace de forma racional, buscando tanto una complacencia general ante los excesos de Israel como una reafirmación del propio judío en su concepción de pueblo elegido y, por tanto, envidiado por el resto.
Y creo que es una política que solo conduce a más rencor, que aumenta el odio de los que son antisemitas y favorece la manía de los que no lo son.
Como me dijo un buen amigo al salir del cine, "ni pidas a quién pidió, ni sirvas a quién sirvió", pues ocurre a veces que pierden el sentido de la medida, y se permiten excesos inapropiados. Lo de Israel, por desgracia, es un magnífico ejemplo de como alguien que ha sufrido es capaz de repetir ese mismo mal, olvidándose de sus propios valores.

Para terminar, por lo que he leído por ahí, hay una película que narra la historia de los partisanos soviéticos en Bielorrusia, llamada "Masacre (ven y mira)", que acerca con más crudeza lo que fue la resistencia contra los nazis en las mismas zonas que esta "Resistencia" de Zwick. No está centrada en los judíos, y posiblemente sea menos épica, pero tengo entendido que es más real y permita sacar una mejor idea histórica de aquella vivencia.

4 comentarios:

orange torch dijo...

Solicito INVITACIÓN para ser admitido como lector en el otro BLOG.

(pero quizás seria interesante saber un poco antes de entrar en ese mundo, seguro que, fascinante)

PD: Parece un blog del CSIF.

Cyllan dijo...

Pero Orange... para que quieres ver un blog de pruebas? Jajajaj. Oligoqueto como no ocultes el blog de pruebas creas confusión entre la gente hipercuriosa :P

En cuanto a Resistencia, no me apetecía nada verla, a pesar de que tengo debilidad por Craig, y después de tus impresiones sigue sin apetecerme. Je. Aunque me da pena perderme a ese Billy Elliot mayorcito por ver que tal actua.
Besitos.

oligoqueto dijo...

¿CSIF? ¿Central Sindical Independiente y de Funcionarios? Me pierdo...
Orange Torch, tiene razón Cyllan, el otro blog no aporta nada. Es algo así como ir a un concierto varias horas antes de que empiece y encontrarte a los técnicos de sonido con sus típicos: "Sí, sí, probando, probando...".
En serio, no tiene ningún contenido, es algo que me cree para hacer pruebas de diseño del blog, y que, como aun no he tenido tiempo de afinarlo, se ha quedado en el olvido.

Disculpad que no haya contestado antes, pero llevo un par de días para olvidar. Basicamente, han tenido tal continuidad que han parecido uno solo...

Saludos.

orange torch dijo...

Me referia al Centro Superior de Investigaciones, cuyas siglas eran CSIF. Curiosamente en Google ahora sale como siglas de la Central Sindical de los funcionarios de la Administración de Justicia, pero hace algún tiempo si buscabas por CSIF te llevaba a una página en la que te anunciaba que no podías entrar y cuyo contenido ser refería a algo así como ALTO SECRETO.

Gracias por vuestras aclaraciones sobre ese blog tan "misterioso".